MUNICIPIO DE TRIACASTELA

El topónimo de «Triacastella» aparece mencionado en varios documentos medievales de los siglos X al XIII en los que se hace referencia a donaciones a un monasterio ubicado en la falda del Monte Seiro, en Ermo, o a otras cuestiones. Con el rey Alfonso IX, que le concede varias dispensas, y al impulso que supuso el Camino de Santiago, Triacastela se consolida, apareciendo mencionada incluso en el Códice Calixtino como final de la XI etapa del Camino de Santiago.

El mencionado rey realizó una importante labor de repoblación en tierras de Triacastela, además de visitarla en varias ocasiones, la última en 1230. En el año 1248 Fernando III el Santo reunió en Triacastela a los concejos de Galicia; pero, también pasaron por esta villa otros ilustres viajeros, como los Reyes Católicos o el rey Felipe II.

El propio topónimo parece aludir a tres castillos que hoy no se conservan, aunque también pudiera referirse a tres castros: Triacastela, Lagares y San Adrián, lo cual también vendría a demostrar el poblamiento de esta zona en la prehistoria. Finalmente, mencionar que durante el siglo XIX sus tierras fueron escenario de luchas contra las tropas napoleónicas y de enfrentamientos carlistas.

 

Monumentos y lugares de interés

Del patrimonio artístico destaca el arte sacro cuyo ejemplo más antiguo es la iglesia románica de Alfoz con una sola nave y ábside semicircular.

En Lamas se conservan dos capillas la de San Pedro en Biduedo y la de San Antón en Meizarán.
La iglesia de Monte tiene dos naves la lateral comunicada con la central por medio de arcos de medio punto sobre pilares, el ábside, de origen románico, tiene bóveda de cañón y un retablo rococó.

El templo de Toldaos tiene una torre de tres cuerpos a los pies, nave, crucero de arcos torales y formeros y cúpula terminada en linterna, el presbiterio tiene bóveda de cañón, fue construida por los monjes de Samos en 1159 y conserva una Virgen ABrideiras del s. XIV.

La iglesia de Triacastela tiene nave rectangular y ábside de tramo recto con testero semicircular de planta románica y bóveda de cañón, pero lo más destacable es la torre cuadrada situada a los pies de la iglesia y construida en el siglo XVIII, cuando también se renueva la nave.

El templo de Vilavella tiene la portada principal con tablero saliente y arquivoltas de medio punto apoyadas directamente sobre el muro, en el interior posee tres retablos barrocos.

Con respecto al arte civil en la capital municipal, Triacastela, se concentran los edificios más sobresalientes como el Mesón do Camiño con puerta de arco con dovelas, la Casa del concello, con inscripción de 1528 en la puerta, fue una cárcel, el Hospital y cerca un puente de origen romano, finalmente, en la salida de población está la Casa da Ponte que fue herrería y mesón.

Restos arqueológicos
Castro de San Adriano, en Santalla, Viduedo, Triacastela.
Iglesias
Cancelo, Triacastela (s.s IX y XVIII), Lamas, Monte, Toldaos (s. XII), Vilavella, Alfoz (románica).
Capillas
Capilla de San Adrián en Santalla, Lamas, de los Remedios en As Pasantes, de San Antón en Vilar.
Pazos y casas
Hospital de la Condesa o Casa Pedreira, mesón do Camiño, casa do Concello (s. XVI).

 

Más información: concellotriacastela.es