Naturaleza

Ancares

El lobo


El lobo tiene el aspecto de un perro robusto y atlético, en concreto, la raza canina que más se presta a confusión es la de pastor alemán. A diferencia de los perros, el lobo siempre tiene las orejas erguidas y la cola colgante (sin la punta de la misma ligeramente curvada hacia arriba como en los pastores alemanes). La longitud del lobo se sitúa en torno a los 100 ó 130 centímetros, con una alzada de 70 ò 80 centímetros y una cola de 30 ó 40. El peso de esta especie se puede situar sobre los 25 a 50 quilogramos, siendo las hembras algo más pequeñas y ligeras que los machos. El cuello es más corto y la cabeza más ancha que las de un perro, con los belfos más rasgados. Tiene cinco dedos en las patas delanteras y cuatro en las traseras (algunos perros presentan la quinta uña). En verano el pelo del lobo es corto y pardo, mientras que en invierno le crece un pelo más largo y espeso y de un color más rojizo.
La subespecie que encontramos en la Península Ibérica, Canis lupus signatus, es endémica de nuestra península, y actualmente se encuentra restringido básicamente al sector noroccidental de la misma. Esta subespecie se caracteriza por ser de gran tamaño, presentar una mancha negra marcada en la parte delantera de las patas delanteras y un trazo blanco a través de la mejilla, tener el primer molar superior muy grande y por una cola larga, que le llega hasta el talón.
La organización de las manadas es altamente jerárquica, lo cual permite una participación de toda la manada en todas las actividades. En la actualidad el lobo es de hábitos fundamentalmente nocturnos, debido a la presión del hombre.
El celo se da en los meses de enero y febrero, y, tras 64 días de gestación, la loba da a luz una media de cinco crías. Las loberas son muy similares a las de zorro y tejón pero claramente más grandes, con una pila de tierra a la entrada.
El lobo es una especie fundamentalmente carnívora, aunque en la actualidad da muestras de una gran plasticidad en su dieta. Así, es habitual que incluya frutos en su alimentación y que se alimente en basureros y muladares en áreas humanizadas. Sin embargo, es una especie netamente cazadora, que basa su dieta en grandes herbívoros, bien sean salvajes o domésticos. Así, en zonas con poca presencia humana y escasez de ganado en régimen extensivo, el lobo basa su dieta en el jabalí y el corzo, aunque también puede matar y consumir perros, zorros, conejos, liebres e incluso vertebrados.
El lobo es, con toda probabilidad, la especie de animal silvestre de mayor presencia en el subconsciente colectivo de gran parte del mundo. En Galicia no es distinto, y dada la dispersión de la población gallega y el mantenimiento del ganado en régimen extensivo, el lobo es una especie odiada en el ámbito rural, lo que le ha valido la presencia como símbolo del mal en cuentos, leyendas y canciones de todo tipo. Esta enorme influencia que ha tenido en la cultura popular se ve reflejada también en la toponimia, con nombres como Lobería, Cova do Lobo, Loboso, Serra da Loba..