Naturaleza

Ancares

Perdiz pardilla


Como todas las perdices tiene el cuerpo redondeado y las alas y cola cortas. Es algo menor que la perdiz común y se la distingue por su cara de color ocre, cuello y pecho grises, pico grisáceo y patas amarillo pálido. Tiene unas barras marrón ocre en los flancos y la cola marrón rojiza. Los machos tienen una mancha pectoral de color negro en forma de herradura, pudiendo lucirla también las hembras, aunque con la forma incompleta. La subespecie ibérica se caracteriza porque los machos también presentan a menudo la mancha pectoral incompleta. Las hembras son de tonos más oscuros que los machos y la coloración de la subespecie es más oscura al avanzar desde Cataluña hasta Galicia.
Vive en hábitats de alta montaña, criando por encima de los 1.300 metros, excepto en el Pirineo Oriental, donde lo hace por encima de los 1.900. En esta misma época seleccionan matorrales de cobertura media en las laderas de fuertes pendientes, aunque en general prefieren matorrales que además de refugio puedan ofrecer otros recursos, por lo que suelen aparecer en matorrales de piornos y escobas, que aunque sean más cerrados en su parte superior son más abiertos por su parte inferior, permitiendo incluso la aparición de un estrato herbáceo. En invierno suelen bajar a menor altitud, donde la cobertura de nieve es menor, y se alimentan en pastizales con matorral cercano que ofrezca rápido refugio.
En febrero empiezan a disgregarse los bandos invernales y a formarse las primeras parejas monógamas, durante esta época no es difícil escuchar el canto del macho que es similar a una especie de chasquidos y emite durante el crepúsculo matutino y vespertino. Al comienzo de la primavera las pardillas buscan un lugar adecuado para la anidación y se construye el nido. La puesta tiene un tamaño de 14 a 16 huevos, que eclosionarán unos 25 días después. En caso de que el nido sufra algún tipo de ataque de depredadores la perdiz pardilla puede hacer una puesta de reemplazo. La incubación corre siempre a cargo de la hembra. La eclosión se da a mediados de julio y ya a finales de julio se podrán ver los primeros bandos familiares, compuestos de unos diez individuos.
La alimentación de la perdiz pardilla se basa principalmente en alimentos vegetales, tanto de partes verdes como de granos. Son comunes los tréboles y las gramíneas, además de granos de cereales y de otras especies. Este componente básico aparece siempre acompañado de una pequeña cantidad de artrópodos, que aparece en todas las heces y es mayor en el caso de los pollos. En otoño consume abundantes frutos de arándano (Vaccinium myrtilus).