Historia

Ancares

El molino


Los primeros molinos eran manuales, pero hasta nuestros días sólo han llegado los hidráulicos.
Por lo general no eran de un solo propietario, sino que los vecinos disponían de ellos por turnos. Había quienes poseían el derecho a un día de molienda y quienes se beneficiaban de varios molinos, lo cual hace suponer que se dedicaban a moler para otros a cambio de la llamada "maquia", un porcentaje de harina con la que se quedaba el molinero a cambio de su trabajo.
Desde mediados del siglo XVIII no han sufrido prácticamente cambios, salvo la sustitución del techo de "colmo" por el de "losa".
La aparición de los molinos eléctricos y la mecanización de las labores del campo los condenaron al abandono.
Al principio, la harina había que cribarla aparte, pues no la había en el propio molino. En un primer momento el grano se transportaba en "foles de cabra", que evitaban que se mojara cuando llovía. Ya en una etapa más tardía, el grano se llevaba en sacos, al igual que la harina.



1. Banzao
2. Canalella
3. Trabela
4. Volandeira
5. Piedra de asiento
6. Brandal
7. Segorella
8. Verón
9. Eje
10. Pinas
11. Rodesno
12. Sapo
13. Mesa
14. Aliviadera
15. Canal
16. Compuerta
17. Caja, bombo

La leyenda de la mujer cierva
Las pallozas
El hórreo
El molino